Conoce las medidas de higiene y seguridad de nuestra planta de producción para que tú y tu familia se sientan tranquilos. Leer más

Cuando agregas un Kaldo Keat a tu rutina diaria —desde un shot hasta un tazón entero—, tu salud se transforma. Es porque no se trata de cualquier caldo. 


En nuestra época sólo comemos la parte magra de la carne y del pollo. Pero en los huesos, en el tejido de las articulaciones (donde está el colágeno) y en el tuétano hay nutrientes valiosísimos que ya no estamos recibiendo. 


Al hervir estos huesos y tejidos durante más de 24 horas, extraemos un elíxir que incluye colágeno en su forma natural, glucosamina, glicina, ácido hialurónico y minerales. Por si fuera poco, después de esa cocción lenta le agregamos al Kaldo una gran cantidad de verduras orgánicas, junto con hierbas y especias que lo convierten en un concentrado de vitaminas, proteínas y minerales que nuestras culturas ancestrales ya aprovechaban desde hace miles de años. 


Por eso al tomarlo diario los resultados son tan evidentes. Aquí te contamos exactamente qué sucede en tu cuerpo cuando integras el Kaldo a tu alimentación.




Desde los primeros días


Cuando empiezan a tomar un Kaldo al día, la mayoría de nuestros clientes nos platican que sienten una diferencia en su apetito, en su digestión y en su energía. Algunos dejan de sentir esa urgencia por comer chatarra a la mitad de la mañana o ya no necesitan una segunda taza de café en la tarde, porque el Kaldo les ayuda a sentir un aumento de energía, calma y concentración (sin la ansiedad que puede provocar el café). 


Los cambios en la digestión pueden sentirse distintos para cada persona. Por ejemplo, quienes padecen de estreñimiento consiguen ir al baño con mayor frecuencia. Quienes sentían el estómago inflamado en las tardes o en las noches (hasta tener que desabrocharse el pantalón) sienten cómo la inflamación va desapareciendo. 


Otro efecto que suele ser muy inmediato es que el Kaldo ayuda a que el cuerpo elimine toxinas que tenía acumuladas. Pueden aparecer granitos en la cara, dolor de cabeza, cansancio o urgencia por ir al baño durante los primeros 2 o 3 días. Aunque son síntomas molestos, significan que tu cuerpo se está desintoxicando y desaparecen muy pronto. 




Durante las semanas siguientes


Aquí es cuando empiezas a notar cambios más significativos. Muchos nos cuentan que su piel se ve más tersa y que su cabello brilla más. Además, quienes tenían dolor de articulaciones o de espalda suelen notar que disminuye o incluso desaparece. Quienes toman el Kaldo antes o después de entrenar notan que su rendimiento físico aumenta. También suele mejorar la concentración y la claridad mental al trabajar o al recordar las tareas pendientes. 


Para quienes es difícil conciliar el sueño o despiertan cansados, siempre recomendamos tomar el Kaldo antes de la cena. En algunas semanas, suelen notar que su calidad de sueño mejora, que despiertan más descansados y que tienen más energía durante el día. 




Al menos dos meses después


¡Es cuando llegan los cambios más transformadores!


Durante todo este tiempo, el Kaldo ha estado permitiendo que tu cuerpo se desinflame internamente y que tus tejidos se reparen. Son procesos silenciosos, pero sabemos que están sucediendo cuando aparecen los cambios más sorprendentes.


Por ejemplo, cuando todas las personas con las que convives se contagian de una gripa fuerte y a ti no te pasa nada, sabemos que tu sistema inmune ha estado fortaleciéndose, que tu microbiota ahora está mucho más equilibrada y que tu cuerpo está aprovechando mejor los antioxidantes.


Cuando alguien cercano te hace notar que tu estado de ánimo se ha transformado porque ya no explotas tan fácilmente, bromeas más seguido, y estás más alegre: sabemos que tus neurotransmisores y tus hormonas están funcionando mejor.


Para quienes tienen condiciones como asma, acné, gastritis, colitis, diabetes, artritis, intestino irritable, eczema, psoriasis, fatiga crónica o tiroiditis, los síntomas suelen reducirse mucho —porque el colágeno y los aminoácidos del Kaldo han estado ayudando a que el sistema digestivo se repare, mientras todo el concentrado de nutrientes ayuda a que el hígado funcione mucho mejor para desintoxicar a todo el organismo. 


Los huesos y las articulaciones también se fortalecen y se desinflaman, con lo que mejora la movilidad y desaparecen dolores que ya parecían permanentes. 


Hay cambios que son más difíciles de ver, pero sabemos que están ahí: se está reduciendo tu riesgo de padecer enfermedades crónicas, tu longevidad está aumentando, tus células y tejidos están fortaleciéndose cada vez más. 




¡Todo gracias a ese Kaldito diario y a su concentrado de ciencia y de sabiduría ancestral!


Si estás listo para ver cómo se transforma tu cuerpo, pide tu paquete de Kaldos aquí y déjanos acompañarte en este camino de salud. 


Si quieres enfocarte en un beneficio específico, selecciona aquí el programa ideal para ti y recibirás una guía del Método Keat para ayudarte a alcanzar tu objetivo.

OTRAS PUBLICACIONES

PRODUCTOS RELACIONADOS
Paquete de 24 Kaldos Keat

Paquete de 24 Kaldos Keat

Un paquete de 24 Kaldos Keat, para ti que ya conoces sus beneficios y sabes utilizarlos. Te env..

$3,259.00

Programa Detox

Programa Detox

Cada lunes toma 4 Kaldos Keat, durante 4 lunes. Tú decides si quieres comer alimentos sólidos a..

$2,250.00

Kaldos Kilos

Kaldos Kilos

Toma 3 Kaldos Keat al día durante 8 días: Un Kaldo antes del desayuno. Si te sientes satisfecho..

$3,259.00

Programa Colágeno

Programa Colágeno

Toma un Kaldo Keat todos los días durante 24 días, en la mañana antes del desayuno o en la noche ant..

$3,259.00

Prevención COVID

Prevención COVID

Toma un Kaldo Keat blanco cada día durante 24 días, ya sea antes del desayuno o antes de la cena. Pu..

$3,259.00